La moda Wölfflin en los estudios literarios

El caso que nos plantea la recepción de Heinrich Wölfflin permite estudiar de qué modo el atractivo de un autor es producido e irradiado en el concierto de las ciencias humanas. Wölfflin llegó al punto de concentrar en su figura todas las promesas de modernidad de las que puede ser emisaria una disciplina científica pujante –como lo era la historia del arte de principios de siglo XX– para los practicantes de otras ciencias. Aún cuando su aceptación dentro de la propia disciplina no era homogénea, los estudiosos de la literatura pudieron considerarlo como el principal representante de ese campo epistémico, casi una sinécdoque en la que el todo es nombrado por la parte. Cuando en los años cuarenta del siglo pasado un estudioso de la literatura  de Latinoamérica pensaba en la historia del arte era difícil que no viniera a su mente el nombre de Wölfflin. En sintonía con ello, los usos que del autor se realizan desde fecha temprana lo colocan con frecuencia en el lugar de una panacea que ofrece la solución a los problemas más variados. La moda Wölfflin llevó a los comentaristas a registrar la alternancia entre estilos polares que se querían homologables al clásico y el barroco y el auge que impuso para los pares dicotómicos como categoría de pensamiento fue un prenuncio del estructuralismo que llegaría por otras vías. 

La trayectoria de recepción de nuestro autor en los estudios literarios tiene entre sus principales hitos la lectura que de él hace Mijaíl Bajtín 1. Mientras que filólogos y críticos literarios suelen reparar en la importancia que tuvieron los historiadores del arte en la formación del pensamiento bajtiniano, los historiadores del arte no tienen tan presente en la memoria de la disciplina ese escenario que tuvo más elementos de fascinación que de diálogo real. 

En lo que concierne a Latinoamérica, destaca la apropiación que hace José Lezama Lima en La expresión americana. Ya para entonces se detecta un cierto cansancio por el fárrago de bibliografía que se había desencadenado a partir de Wölfflin, invocando y usando en distintas direcciones sus tesis sobre el barroco2.

Pero los usos de Wölfflin estuvieron lejos de verse confinados a su traducción en formulaciones teóricas de gran originalidad. En las rutinas del comentario didáctico y la explicación de textos el nombre de Wölfflin intervendrá con una fuerza inusitada, como una especie de comodín. Todavía en 1972, en el estudio preliminar a un antología escolar de Sor Juan Inés de la Cruz, el primer libro que aparece citado es “Conceptos fundamentales en [sic] la historia del arte”. Según el anotador –quien, casi a manera de marco teórico, dedica la página inicial de su introducción a los conceptos desarrollados por Wölfflin para las artes plásticas– el examen crítico del barroco en el siglo XX no empieza con otro libro más que con sus Conceptos fundamentales. 3 . Veremos entonces que la figuración de Wölfflin como restaurador del barroco es uno de los principales vectores que moviliza su apropiación. Por entonces resulta corriente decir que el estilo barroco había estado menospreciado por mucho tiempo hasta quedar “plenamente rehabilitado” por el trabajo que hizo Wölfflin, como resumirá Pedro Henríquez Ureña en su Historia de la cultura 4

A mediados de siglo XX, el filólogo romanista Ernst Robert Curtius considerará necesario protestar contra el uso abusivo que habían hecho los estudios literarios de Wölfflin. Un exceso que, a su juicio, había llevado a perder  toda noción de la diferencia entre un cuadro y un libro 5. La consigna de Curtius era clara: era necesario volver a las saludables distinciones entre las artes del espacio y las artes del tiempo, que  Lessing había marcado de una vez y para siempre en su Laooconte.

El episodio Wölfflin es central en la historia de los diálogos entre los estudios de arte y los estudios literarios y acaso también ilumina el presente. Después de tantos años de postestructuralismo hoy no se podría afirmar con un tono tan indudable la distribución de roles que ubica a las letras en el lado de las artes del tiempo y a las plásticas en el lado del espacio. Sin embargo es inevitable trazar simetrías y preguntarnos por los alcances de la euforia que despiertan hoy en la crítica literaria historiadores del arte como Aby Warburg o George Didi-Huberman. Desde luego, no para condenar esa actitud recordando la tradicional separación entre cuadros y libros, sino para preguntarnos hasta qué punto los malentendidos propios de la fascinación pueden ser productivos. 

 

Cómo citar esta entrada

Pedroni, J.C. (2021). La moda Wölfflin en los estudios literarios. [Blog]. Recuperado de: https://amenidades.hypotheses.org/129

NOTAS

1. Bajtin, Mijaíl. «La historia del arte sin nombres» en El método formal en los estudios literarios. Madrid: Alianza, 1994, pp. 101-103.
2. Lezama Lima, José. La expresión americana. Texto establecido y comentado por Irlemar Chiampi. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 2017. 
3. Veiravé, Alfredo. “Estudio preliminar”. EnJuana Inés de la Cruz. Selección poética (pp. 9-40). Colección Grandes Obras de la Literatura Universal, 79. Buenos Aires: Kapelusz, p. 9. Esto quizás pueda ser relacionado con el procedimiento retórico que consiste en comenzar un ensayo con la evocación de una imagen plástica↩               
4. Henríquez Ureña, Pedro. Historia de la cultura en la América Hispánica, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 1961 [1947], p. 49. En rigor, Henríquez Ureña es menos taxativo: “Entrado ya el siglo XVII” –escribe el gran erudito– “se adopta el estilo barroco: estilo menospreciado después, pero ahora plenamente rehabilitado por autores como Wölfflin y Sitwell”. ↩                                                                 5. Curtius, Ernst. Literatura europea y Edad Media latina. México: Fondo de Cultura Económica, 1998 [1955]. 



Citar este post
amenidades (2021, 29 julio). La moda Wölfflin en los estudios literarios. Amenidades académicas. Recuperado 23 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/b0uv

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search