El concepto de tema en la moderna teoría de las artes figurativas

  1. En el siglo XVII, el pintor y teórico español Antonio Palomino recomendaba a los pintores eruditos que pertenecían al grupo de los inventores que dispusieran de un estudio: una estancia separada del taller en la que se pudieran retirar a leer, a buscar en los libros el tema para sus imágenes.  La idea del pintor-inventor estaba ligada a lo que en el italiano de Giorgio Vasari era llamado invenzioni, es decir, temas figurativos, soluciones plásticas ligadas a la representación de una entidad o un evento. En el uso que Vasari y que Palomino le daban al termino subyacía el sentido que el verbo invenire tenía originalmente en latín y en especial en el de los tratadistas de retórica. En este contexto, invenire quiere decir encontrar, y en el contexto de la retórica, remite a la primera tarea que debe enfrentar un orador: encontrar el tema para un discurso (invenire quid dicas). Así, en la teoría del arte que postula la modernidad temprana –apoyada en la equivalencia humanista entre poesía y pintura– inventar equivale, para un pintor, a encontrar  un tema que ya estaba prefigurado en los libros. Los pintores que quieran enriquecer el acervo temático de la pintura tienen que descubrir los temas allí donde están ocultos: en el coto de la página. El lugar del tema por venir está desde siempre en el almacén de lugares comunes que constituye la biblioteca.
  2. En el siglo xx la impugnación del tema en el arte abstracto tuvo como respuesta su defensa por los que abrazaron la consigna del retorno al orden. En este nuevo horizonte el tema ya no era recuperado con naturalismo servil –como les gustaba decir a los críticos de arte modernistas a mediados de siglo– sino como una fuente en la que ir a explotar las posibilidades plásticas que solo se daban cita en ese motivo particular (la aleación específica de movimiento y color que ofrece una riña de gallos o el paquete de luces y líneas expresivas que permite desplegar la figura de un leñador hachando). La crítica francesa solía referirse a esta doctrina como réalisation du motif. En Argentina, se pueden mencionar los nombres del pintor Jorge Larco, que al escribir una historia de la pintura española en los años 60 defendía aún la función reguladora del tema figurativo, y el del poeta y crítico de arte  Eduardo González Lanuza, que a mediados de los años cincuenta propugnaba desde la tribuna de La Nación la teoría del ocaso necesario de las artes no figurativas.  A diferencia de lo que había sucedido en la formulación europea del retorno al orden, el antagonismo discursivo no respondía en estas voces a las vanguardias históricas. De una forma más o menos difusa, la escena discursiva colocaba en el lugar de ese otro polémico a las vanguardias concretas de los años cuarenta y cincuenta.
  3.  Sin embargo hubo voces dentro del concretismo que colocaron el concepto de tema en el centro de su agenda teórica. Fue el caso de Alfredo Hlito, un pintor que por el tenor de sus intervenciones escritas exige ser estudiado con todas las herramientas de la historiografía intelectual y de la historia de las ideas estéticas. En el dominio del arte abstracto argentino, Hlito encarnó la figura del pintor erudito con la que Palomino soñaba tres siglos atrás. La pieza clave en el edificio especulativo sobre el concepto de tema en los escritos de Hlito no es la sujeción a una tradición cultural o a un referente externo sino la asociación con el concepto de variación, de larga tradición  en el ámbito de la música. Sin embargo, por la huella de ese rodeo interartístico en el que muchxs abstractxs coincidían, el concepto de tema se volvía a acercar, de forma imprevisible, al vocabulario humanista de las invenzioni. Para los herederos de un movimiento que justamente se llamó invencionismo quedaba liberada, de este modo, la posibilidad de reclamarse también herederos de la modernidad clásica.


Citar este post
amenidades (2023, 8 junio). El concepto de tema en la moderna teoría de las artes figurativas. Amenidades académicas. Recuperado 23 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/b0vn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search