Procedimientos retóricos en la construcción de autorías

Una de las características más definitorias de la ciencia fraguada en el siglo XIX bajo el nombre de historia del arte es su poca capacidad para tolerar el anonimato. Los procedimientos que desarrolló a lo largo del siglo para atribuir correctamente las obras a quienes las produjeron y que llegaron a su punto más alto con el llamado método Morelli,1 son una prueba de su empeño por erradicar lo anónimo del dominio de la disciplina.2 Una obsesión solidaria con el culto inexhausto del individuo que desde los tiempos de Vasari no hizo más que crecer, en función de un mercado de arte que coincidió con esa valoración del sujeto individual. Pero la historia del arte ha ido todavía más allá inventando su propia nomenclatura de autores, una serie de nombres de autor que no existen en ningún otro archivo de la cultura por fuera del propio lenguaje de la disciplina. Sucede que cuando la comunidad disciplinar desconoce la identidad del autor de una obra pero tiene suficientes indicios sobre una cierta unidad entre diferentes obras o cuando, ignorando esa identidad, es capaz sin embargo de especificar una coordenada sobre el contexto de creación, acuña nombres convencionales para designar a la instancia autoral. En este punto el nombre de autor se separa del nombre de persona, se transforma en un artefacto discursivo que pertenece plenamente al universo de las prácticas disciplinares y que no tiene ninguna existencia por fuera de ese perímetro. El nombre de autor se transforma, para decirlo brevemente, en una criatura de la historia del arte. 

Para nominar a este autor postulado existen los dos procedimientos convencionalizados que comentaremos a continuación. Como cada uno de estos dos procedimientos tiene un mecanismo retórico distintivo nos parece didáctico presentarlos a la vieja manera estructuralista, sobre la base de la dicotomía clásica que opone metáfora  y metonimia.  

La primera de las vías consiste en postular como autor de una obra a un sujeto individual o colectivo pero que está marcado por la proximidad con un determinado maestro, marca expresada a través de los términos “Taller” o “Escuela”. Cuando se atribuye una pieza al “Taller de Rembrandt” o a la “Escuela de Fidias”, el efecto de sentido producido por el acto de nominación trabaja por deslizamiento metonímico. El significado del autor brota de la contigüidad con un maestro reconocido. Los procedimientos de designación de la autoría en este caso pueden tener un correlato efectivo con los modos históricos de circulación de imágenes en los que efectivamente había un borramiento del nombre propio o una atenuación de su circulación en tanto nombre de autor, en función de la puesta en relieve de una figura magisterial que monopolizaba el derecho a un nombre. Pero la institucionalización de estas operaciones discursivas como procedimiento ordinario para la catalogación de obras produce sus propios efectos de sentido, cuyo análisis resulta tanto más imperativo cuanto forman parte de un discurso naturalizado. 

El segundo procedimiento es a todas luces más extravagante y aunque está generalizado un término para categorizar la práctica, su dimensión retórica, hasta donde conozco, no ha sido estudiada. Cuando los catálogos de los museos registran el nombre de “Pintor de Malibú” se está designando a un pintor de retratos helenísticos de Fayum que, desde luego, nunca estuvo en la costa de California. También tenemos al “Pintor de Berlín”, que nunca jamás pudo haber estado en Alemania, y que es en realidad el autor de pinturas cerámicas en el estilo de figuras rojas realizadas en el siglo V a.C. Como decíamos, esta clase de entidad discursiva tiene un nombre: en francés es llamada not name y en francés, nom de commodité o nom de convention. Lo  que se hace aquí es derivar el nombre del autor de la pieza más emblemática, perteneciente al patrimonio de museos ubicados en las ciudades de las que toman el nombre. En los ejemplos mencionados, la Getty Villa de Malibú y  la Antikensammlung de Berlín. Observemos lo que ocurre en términos retóricos: en este caso también hay un deslizamiento metonímico –en realidad, toda una cadena de desplazamientos: del lugar en el que está la obra a la obra y de la obra a su autor–. Pero en lo que respecta a la relación entre el sujeto empírico que produjo la imagen y el mecanismo utilizado para designarlo la operación es claramente metafórica: la persona que pintó el vaso dos milenios atrás y el “pintor de Berlín” solamente están unidos por una analogía de situación que sirve de fundamento a una sustitución.  Esta sustitución por analogía es una metáfora.

Los dos procedimientos que comentamos dan cuenta de los procedimientos ficcionales  desplegados por una práctica erudita en su esfuerzo por identificar una obra y un nombre. El afán de objetivar científicamente desencadena todas las fuerzas de la retórica. Como sucede con todos los hábitos propios de una cultura disciplinar los mecanismos de esa práctica necesitan ser naturalizados para que su adopción sea invisible, y en consecuencia, eficaz. Si somos optimistas, quizás podamos atribuirle al segundo de los procedimientos un cierto potencial político: la violencia de la sustitución metafórica ilumina la violencia de la apropiación material e interpretativa de los museos. Al revelar su propio caracter ficcional, los nombres de convención hacen visibles de modo involuntario la apropiación sobre la cual fue construido el concepto mismo de arte en la modernidad. 

Cómo citar esta entrada

Pedroni, J.C. (2021). Procedimientos retóricos en la construcción de autorías. [Blog]. Recuperado de: https://amenidades.hypotheses.org/67

NOTAS

1. El método del connoisseur Giovanni Morelli consistía en determinar el autor de una obra en función de detalles aparentemente menores, como el modo en el que se encuentra pintado el lóbulo de las orejas o las falanges de los dedos. Al respecto ver Wind, Edgar. Arte y anarquía. Buenos Aires: El cuenco de Plata 
2. Sería interesante discutir este hecho a partir de la centralidad que fue asumiendo el tópico de lo anónimo dentro del pensamiento estético y político post-estructuralista.



Citar este post
amenidades (2021, 22 julio). Procedimientos retóricos en la construcción de autorías. Amenidades académicas. Recuperado 23 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/b0uu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search